viernes, 13 de noviembre de 2009

ANTES DE QUE ME VAYA


Mi madre solía decir:-“Quiero ver mis flores sobre la mesa, porque cuando muera ya no las podré ver, las cosas se hacen y se dan en vida.-“
Todas las mañanas sale el sol y da una gama singular de colores que bañan el cielo. Entonces, las mañanitas de mi ventana dan los buenos días abriendo sus pétalos cuando los primeros rayos las tocan. Es aquí donde comienza el barullo con las prisas: Levantar a los niños, preparar los desayunos y hacer el lunch; para luego, cada quien a sus actividades.
Al término del día, siento que me faltó tiempo y que no terminé lo que tenía que hacer…
La vida actual está llena de estrés. La crisis económica, el sobrecalentamiento de la tierra y la escasez del agua, la violencia que impera en la calle, son temas de todos los días.
Sabemos que la muerte es algo natural y que a todos nos llegará en algún momento. Pero también lo es, que no sabemos cuándo será ese momento y que generalmente no queremos que llegue, no queremos “dejar solo a alguien”. Es entonces que pensamos en “disfrutar la vida,” mientras la tengamos.
Sin embargo, dejamos que el correr nos envuelva en su ritmo y vamos perdiendo los detalles que hacen de la vida misma algo maravilloso. Damos por hecho lo que tenemos: La casa, los hijos, la salud, el trabajo, los amigos etc.
Salimos a la calle sin prestar atención a los detalles que nos rodean porque hay que ir de prisa a recoger a los niños, llegar a tiempo al trabajo, a la escuela o a terminar los quehaceres. En fin, siempre hay que correr…
DETENTE un momento a meditar estas preguntas, y piensa en ellas:
¿Cuándo desperté, di, las gracias a Dios por el Día?, ¿besé a mis hijos?, ¿Le di los buenos días a mi esposo (a)?, ¿Les dije cuanto los amaba?, ¿saludé al vecino?, ¿tuve un gesto amable por alguien el día de hoy?
¿A cuántas dijiste que si?, si no lo has hecho, aún tienes tiempo….Antes de que te vayas.
Comienza tu día con una oración y da gracias a Dios por ver  un día nuevo, por abrazar a tus hijos y verlos crecer un poco más.
Mira a tu alrededor y observa lo que ahí ves, céntrate en los detalles. Llega a tu hogar con una sonrisa, aún cuando el día fuere malo. Dile a tus seres amados cuanto los quieres y agradece a las personas lo poco o lo mucho que hagan por ti.


Aprovecha tu tiempo libre para pasarlo con tu familia. Cultiva amistades sanas. Sé ejemplo de valor para aquellos que están a tu alrededor.
Valora a tus padres si los tienes a tu lado, y habla con tus hermanos, especialmente con aquel que está lejos.
Concéntrate en alcanzar tus metas y practica la norma de la vida:”Trata como quieres que te traten”.
Lee un buen libro y lee para tus hijos. Abraza a tu esposa (o) y pregúntale Cómo fue su día, se  su admirador (a) número uno y su apoyo cuando te necesite.
Se justo con las causas justas y recuerda que los seres humanos cometemos errores y pedir disculpas es de Hombres y Mujeres de carácter.
Asombra a tu familia, llevándolos a pasear o haciendo un almuerzo especial donde los festejados sean ustedes mismos.
No esperes que lleguen estas fechas donde la mayoría de las personas recuerdan a sus seres amados que partieron. Algunos realizando altares según sus creencias o tradiciones y otros esperando promesas, o bien,  lamentando lo que no les dijeron o hicieron cuando vivían.

No importa como los recuerdes tú. Sé que los recuerdas. Pero la realidad es, que es mejor dar en vida, donde también puedas escuchar las “gracias” que emitan sus labios. Observar las sonrisas que se dibujan  en los rostros, sentir el calor de los abrazos, y el apretón de manos de los amigos.
Decir a tiempo te amo y pedir disculpas al momento es mejor que dejar las cosas para mañana, recuerda que el hubiera no existe. Nada puede cambiar el pasado, pero tú puedes mejorar tu presente.
No pierdas tiempo…Antes que tus seres amados partan, diles cuanto les amas y cuanto aprecias su presencia. Vive tu hoy, como si fuera tu mañana, para que cuando nos toque a nosotros partir…ellos, los que se quedan, recuerden cuanto los amábamos también…





                                                                                                                                Letizia

Entrada destacada

VENCIENDO AL ENEMIGO.

¿Alguna vez has tenido un enemigo?, ¿o has sentido que alguna situación en particular te incomoda al grado de quitarte el sueño? He aquí...